Serendipity managers

A los de la RAE no se les pilla con acepciones mal (?) cogidas
A los de la RAE no se les pilla con acepciones mal (?) cogidas

Los community managers nunca han sido lo suficientemente respetados y que que reconocer que ni siquiera lo han sido entre nuestras filas roedoras. Son la primera línea del frente digital en el feedback con los anunciantes y nunca, lo repito, NUNCA, están lo suficientemente preparados. Y no es por que no exista formación para ellos, sino porque es imposible saber qué batallas van a tener que librar. Se les pueden enseñar mil aplicaciones y herramientas (créeme, hay tanto para elegir y combinar, que desborda) o contar todo lo que se ha escrito de teoría, pero a la hora de la verdad van a tener que trabajar la improvisación.

Teo, Cruzcampo y Qé! Con esos ingredientes, ¿qué podría salir mal?
Teo, Cruzcampo y Qé! Con esos ingredientes, ¿qué podría salir mal?
–Un buen community manager se mueve como pez en el agua sin guión, improvisando con las cartas que le reparte el azar–
Como Broncano, Berto y otros grandes de la comedia, hay community managers que funcionan mejor sin guión, pero les toca hacerlo en un terreno aún más imprevisible que el de los presentadores y sin su autoridad sobre las respuestas ajenas. No todos dan la talla, sin embargo cada vez hay más respuestas brillantes que merecen que nos quitemos el sombrero. Como la salida de RAEinforma ante la pregunta de si “Te invito a mi casa a ver Netflix” se escribe con G o con J. Una cuestión que se entiende con claridad si contamos con conocimientos semánticos hispanoamericanos. O la seguidilla de respuestas de Cruzcampo y Qé! cuando un tuitero afirma que el buenazo de Teo está echando la pota.

Que nadie tema por su virilidad, Phillips responde
Que nadie tema por su virilidad, Phillips responde

Phillips tampoco se queda atrás y entra al trapo de la recomendación de sus productos cuando se abordan cuestiones genitales que otros (y con razón) habrían encajado como una tocada de huevos. Las cuatro contestaciones citadas aparecieron por nuestro grupo de Facebook en el par de días en que planteé estas líneas y antes del cierre ya apareció otra respuesta genial de RAEinforma. Está claro que no todo van a ser ocurrencias memorables, pero también que se está forjando un oficio que nos va a dejar momentos gloriosos. Desde ya mis respetos y mis dieses.

Nota: Este artículo ha sido publicado en una versión reducida en el número de  marzo de 2019 de la Revista Üalà.

STRIP-TWEASE

Éramos pocos y parió la microabuela: las majors hollywoodienses se han sacado de la manga el “tweaser”. O hablando en plata: un teaser, pero a lo twitter: cortito y al grano.  Seis segundos de vídeo en Vine cuyo objetivo es llamar la atención acerca del lanzamiento inminente de un teaser, digamos, más tradicional.

El nuevo formato es, a la vez, ridículo y apasionante. Por un lado, el concepto de lanzar un “teaser de un teaser” es profundamente absurdo. Pero, por otro lado, tiene todo el sentido del mundo: si la gente está adoptando Vine, haz que tu blockbuster esté en Vine.

“The Wolverine”, primera película en aprovechar las supuestas bondades del nuevo formato mutante.

La cuestión es que, aunque la aparición del “tweaser” obedezca fundamentalmente a una mera cuestión de “presencia” en un entorno de popularidad creciente, lo cierto es que esta incursión de la hiperbrevedad en el mundo del tráiler cinematográfico da que pensar.

La sensación generalizada es que, de un tiempo a esta parte, las campañas publicitarias de los principales lanzamientos cinematográficos acaban por arruinar la experiencia de visionado de la película, revelando demasiado a través de teaser-trailers, trailers, international trailers, red-band trailers…(preguntadle a cualquiera que haya tenido la mala suerte de ver el tráiler de “Elysium” antes de ver “Elysium”). Dicho de otro modo, los trailers se han convertido en puro porno: lo muestran absolutamente todo, y a lo grande. Pero conceptualmente deberían ser algo más vinculado a lo erótico. Ya sabéis: eso tan socorrido (y tan cierto) de “sugerir, más que mostrar”.

arcade-fire

Los chicos de “Arcade Fire” han tirado la casa por la ventana. Han presentado su nuevo disco con un “track” de 15 seg.

 

La llegada del “tweaser” es una oportunidad inmejorable para reflexionar acerca de cómo, en muchas ocasiones (y no solo en el ámbito de la comunicación publicitaria cinematográfica) comunicamos mucho más de lo que deberíamos. Al igual que algunas películas desvelan demasiado…llegan algunas marcas a hacerse pesadas a fuerza de comunicar día sí, día también?

¿Y si, para variar, volviéramos a dejar algo a la imaginación?

Fdo: Nacho Macho.

Nota: Este artículo se publicó originalmente en una versión ligeramente reducida en la Revista Üalà que puedes visualizar aquí.

RED BULL: MUCHO MÁS QUE ALAS

¿Cómo ha pasado la compañía compañía del toro rojo de una imagen simpática ilustrada con animaciones naïf a la marca que lucía en las alas Álvaro Bultó en la mayoría de imágenes distribuidas tras su muerte?redbull

Para este breve repaso a la evolución de Red Bull vamos a remontarnos mucho más lejos que a las pocas décadas que nos separan de su origen. Entre los seres alados de la mitología griega hay un personaje que tiene que ver mucho con el espíritu de esta marca tan íntimamente ligada al riesgo, a la diversión y a las alas. Se trata de Ícaro.

Como él, Red Bull arriesga. De eso no cabe duda. Cuando a finales de los 80 Dietrich Mateschitz lanzó su bebida no tuvo complejos a la hora de crear una categoría totalmente nueva (energizantes) en los lineales de refrescos. Tampoco los tuvo a la hora de ponerla a la venta a un precio sin precedentes para la lata de una bebida gaseosa.

redbull_04_1987Al año de ser lanzada la bebida, convivían las piezas gráficas con dibujo informal y humor tirando a inocente con sus primeros tanteos en el deporte extremo. De hecho, en 1988 lanzaron la Red Bull Dolomitenmann, una carrera por equipos que incluye pruebas con kayak, parapente y bicicleta. Hoy día sigue vigente y se ha consilidado como una de las pruebas clásicas fiel al espíritu de Red Bull.

En el 89 comenzó su relación con el mundo del motor patrocinando a Gerhard Berger, el piloto de Fórmula 1, y ésta unión no ha hecho más que estrecharse con los años ya que, a día de hoy cuentan con una escudería con tres campeonatos del mundo de Fórmula 1 de constructores y otros 3 de pilotos.

Su primer anuncio de animación (con un caricaturizado Leonardo Da Vinci) se lanzó en 1992 y ese tipo de anuncios se mantendrían con bastante protagonismo hasta 2006. En el 92 la imagen aún estaba muy ligada al humor y a la diversión. Fue en ese mismo año en el que comenzó el primer Red Bull Día de las Alas, en el que la simpatía está bastante por encima del riesgo.

Poco a poco va aumentando su patrocinio a deportes extremos y en el 97 lanzan su campeonato de caída libre Red Bull Cliff Diving, que también sigue vigente hoy. De igual modo comenzó su Red Bull Music Academy, que a lo largo de los años ha servido de trampolín para productores, cantantes y DJ’s de todo el mundo. Como pasó con el motor, es el comienzo con otra relación de largo recorrido. Las gráficas y los audiovisuales ilustradas con trazo incierto se fueron difuminando poco a poco desde finales de la primera década de los 2000. Cada vez contaban con más eventos propios y patrocinios de alto nivel y su imagen es mucho más asociable a la adrenalina que a la de las ilustraciones rosadas que debían quedar atrás.
Red-Bull-Stratos-8
rbtwittercounterSu mayor éxito mediático, sin duda, fue su “misión desde las puertas del espacio” bautizada como Red Bull Stratos, con unos resultados espectaculares, tanto en difusión online (8 millones de visualizaciones en directo en YouTube), como en medios convencionales o en redes sociales.

Como comenzaba diciendo, Red Bull arriesga. Al igual que ícaro. Pero Ícaro, cuando desoyó los consejos de su padre para alcanzar el paraíso volando, no calculó lo que podía pasar. Sin embargo, por lo que sabemos de la planificación estratégica de Mateschitz, no deja cabos sueltos para antes, durante y después de sus acciones. Raro sería que no contase con cómo afectaría a su reputación una muerte más o menos estratosférica. Cuando murió Bultó fueron noticia por un tweet ¿malinterpretado? Pero salieron más que airosos.