Drama en el interletraje

¿A quién le importa qué querrá decir Megaflix con el pedazo de promesa que hace ese rótulo?
¿A quién le importa qué querrá decir Megaflix con el pedazo de promesa que hace ese rótulo?
Hasta en este fetichista coleccionismo de descalabros publicitarios es fácil sentir de vez en cuando que nos encontramos en un eterno retorno. Hay errores reiterativos que insisten en saludarnos con la manita de vez en cuando y recordarnos que Dios, el Demonio o Murphy, están en los detalles. El interletraje es precisamente uno de esos detalles que parece tan insignificante que solo nos acordamos de él cuando solo cuando lo hemos olvidado demasiado tiempo. Tanto que hasta puede tergiversar nuestras palabras y darles la vuelta. En inglés tienen hasta un término para definir cuándo pasa eso, y es “keming” que, no por casualidad, es como podemos leer la palabra “kerning” (interletraje) escrita con un mal espacio entre letras.
.

Abracadabra

Motos de Domino's Pizza caídas como piezas de dominó
El meta-dominó de la mano de Domino’s Pizza

Un amigo empresario me dijo una vez que hoy en día, para que un negocio fuera bien, había que hacer casi todo bien pero que, sin embargo, aun haciéndolo todo bien, podía ir mal. No me cabe duda de que tenía razón, es más, me parece que es aplicable a innumerables aspectos de la vida que podrían ir desde las relaciones sexuales a la salud, puedes dejar volar tu imaginación y seguir buscando ejemplos, pero yo me quedaré con lo que suele tocar y diré que en la publicidad esa posibilidad con visos de Ley de Murphy, encaja como anillo al dedo.

Continuar leyendo “Abracadabra”

Vellos y bestias

¿Quién me ha pintado este bigote?
¿Quién me ha pintado este bigote?

Cuando se acercan los calores y la temida operación bikini, nos acordamos de Santa Bárbara, como cuando truena. Al aspecto soñado ya no llegamos este año, otro año más, pero por lo menos que alguien me libre de parecer Chewbacca. Es el momento de los productos depilatorios, láseres, artilugios que afeitan y demás inventos. A esto habría que añadirle algo de color para no parecernos a otro personaje de ficción como Casper, pero ese tema queda pendiente para otro artículo.

En las últimas semanas han pasado por nuestra madriguera varios ejemplos de publicidad contextual sobre el vello corporal, que merecen ser destacados por su desproporción: el primero pretende utilizar como recurso la percepción subjetiva de uno mismo, o como dicen los memes “la diferencia entre lo que compras por internet y lo que te llega a casa”. Seguramente se han pasado de frenada con el bigote de la chica, pero ahí está ella a mitad de camino entre Salvador Dalí y Freddie Mercury.

El osito de peluche y la chica resignada
El osito de peluche y la chica resignada

El segundo caso es un osito de peluche en toda regla, que los hay, no digo yo que no, pero da hasta calor verlo y ni siquiera nos plantean el antes y el después. Creo que no se han atrevido. Su pareja tampoco se atreve a mirarlo.

¿Que me coma qué?
¿Que me coma qué?

Y el tercer caso, el más bestia de los tres, hace un alarde de sutileza en el uso de la retórica y nos propone una revisión conceptual de todo un clásico: “Cómeme el Donut”. Parece que es muy poco apetecible la propuesta gastronómica.

En fin, qué podemos esperar de una sociedad que ha “inventado” los dientes de ajo pelados y envasados vacío al individualmente, eso sí, con mucho plástico de por medio.

Nota: Este artículo ha sido publicado en el número de mayo de 2019 de la Revista Üalà.

DE REPENTE, UN FALO (imágenes dudosas o mentes sucias VII)

Logo fálico de Sobrarbe
Este logo de Sobrarbe apuesta por lucir un símbolo tradicional para atraer la fertilidad. Con un par.

Woody Allen ‘presumía’ de ser uno de los pocos hombres que tiene envidia de pene. Está claro que esa afirmación es muy, pero que muy anterior a la era del negro del WhatsApp, con la viralización de su meme, este anhelo se contagió más rápido que la gripe en una guardería.De hecho, habría agradecido que la fijación que tengo por recopilar imágenes dudosas empezara con la era de este señor que exhibió su virilidad hasta en las noticias de Antena 3 pero no, mi fijación fálica tiene que tener otras raíces.La primera entrega de ‘Imágenes dudosas o mentes sucias’ es del 2005 y en esa época (en los albores del Messenger) no podíamos sospechar las enormes sorpresas que nos depararían los servicios de mensajería una década más tarde.Y a pesar de todo, ya me topaba con falos inesperados y otras imágenes subidas de tono que creía oportuno lucir en ehratas.com. No hemos cambiado mucho.

Grands balls inesperadas
No solo los falos pugnan por ser descubiertos, hay otros atributos que también reclaman atención

Sí, ha habido un largo silencio desde la entrega anterior (la VI fue en 2009) pero, de vez en cuando, en nuestro extinto foro o en nuestro activo grupo de Facebook ha ido asomando la gaita material de este tipo para recordarnos que no siempre se acierta cuando se piensa mal. Da igual, aunque a veces las cosas no sean lo que nos parecen, es mucho más divertido centrarnos en lo que pudo ser y no fue.No somos de los que dejan que la verdad estropee una buena carcajada.

Nota: Este artículo ha sido publicado en el número de noviembre de 2017 de la Revista Üalà.
 
Minnie subliminal
El contraste de la simbología fálica en las imágenes infantiles nunca dejará de sorprenderme

El sexo vende

Nos ruborizamos, nos sube la tensión arterial, la temperatura y, por supuesto, nos acelera la respiración. Toda respuesta fisiológica es poca ante cualquier reclamo que excite algo más que nuestros sentidos. Cuando somos presos de la llamada carnal, cualquier otro aspecto pasa a un segundo plano. Pero tranquilos, no voy a transformar esta columna en una fiesta tuppersex. Hoy os hablaré de productos con namings fuera de contexto y campañas publicitarias que rozan lo porno… Sí, amigos, en pleno veranito toca hablar de #ehsubidasdetono.

Por los corrales roedores han pasado ya perlas como el vino “Follador”, las exquisitas “Pollas en vinagre (para el tito Bush)” o el aceite mexicano “Capullo”.

Etiqueta del Vino Follador
La familia Follador presume de su “prosecco”, de gran prestigio internacional. Captura de Esther MI

Pero el sexo femenino también ha tenido lo suyo, y nuestros cazadores han encontrado perlas como la Sangría puertorriqueña “Coño”, el dulce de leche argentino “La concha (como el de tu madre), o  los “Chochitos ricos”, con Denominación de Origen Cantabria.

Los Chochitos Ricos de Chubea
Nuestro querido Chubea es un ávido comedor de “Chochitos ricos”.

Pero mis favoritos, tanto por lo acertado de su naming como por su estilo desenfadado, son las conservas “Potorro”, que lo petan en Facebook con mensajes tan redondos como lo que siguen:

“El buen amigo es el que comparte contigo un manjar como es un Potorro con sabor… ¡a higo!”.

Potorro, conservas con mucho salero
Gráfica utilizada por Conservas Potorro en sus redes sociales

Con mucho menos sentido del humor han recibido los vecinos de Torre del Mar (Málaga) que les plantaran un higo delante de su puerta. Y es que, a pesar de haber sido retirada de las calles, la campaña de “Comeme to er higo” sigue luciendo provocación y mal gusto a partes iguales en Internet… y ahora también por el aire.

Comeme to er higo
Cortamos la imagen precisamente por el higo… Preferimos no avivar la polémica

Este teaser sigue dando mucho que hablar en los medios, pero ahí sigue su web activa con una cuenta atrás sin soltar prenda. Incluso han retrasado ya varias veces su fecha de publicación. ¿Demasiado ruido para tan pocas nueces? 

Nota: Este artículo ha sido publicado en el número de agosto de 2017 de la Revista Üalà.