No hay más preguntas

¿Hay alguien en Alicante que no se haya enterado de la polémica generada por la campaña del Vegan Fest? ¿Y de su retirada? ¿Son todos los tíos unos cerdos? ¿O sólo algunos? ¿Se plantea la campaña siendo consciente de su potencial para generar polémica y, por tanto, notoriedad? ¿Hemos manido tanto las comillas que han perdido su verdadera función gramatical? ¿Acaba siendo la campaña una herramienta aprovechada por determinadas asociaciones para hacerse escuchar, independientemente del mensaje objetivo lanzado por la misma?

Tuit del alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, sobre la campaña.
Tuit del alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, sobre la campaña.

¿Es la Lista de Schindler una película que hace apología del nazismo? ¿Sienten ciertos representantes políticos la necesidad de alinearse con determinados colectivos sociales, quizá incluso a sabiendas de que la campaña no apoya en ningún momento actitudes sexistas? ¿Nos deben preocupar nuestras aptitudes de compresión lectora? ¿Y las del alcalde de Alicante? ¿Tiene sentido que retirando la campaña desaparezcan las piezas que no han molestado a nadie y aparezca en diversos medios la que ha ofendido? ¿Es lícito que la publicidad utilice un problema social como medio para tratar otro problema social? ¿Es el Festival Feminista Murciano ‘Zorrifest’ un festival machista?

La única pieza superviviente de la campaña.
La única pieza superviviente de la campaña.

¿Hay ciertos insights que, aun siendo insights, es mejor no tocar? ¿Nos ofendemos con facilidad? ¿Entendimos a las Vulpess —grupo de punk rock íntegramente femenino— en 1983 cuando lanzaron su reivindicativo tema «Me gusta ser una zorra»? ¿Leemos los cuerpos de texto en los anuncios impresos, o solo los titulares? ¿Habrá cumplido el Vegan Fest los objetivos que se había propuesto con esta campaña? ¿Habría sido retirada si no llega a tomar partido el alcalde de la ciudad asociándola con la violencia machista? ¿Es que estamos tontos o qué?

Autor: El equipo de ehratas.com