Nespresso: las patentes imponen, pero no impiden

nescafe-nespresso-a-new-star-in-the-nespressos-universe-1024-34479
Nestlé, el gigante de alimentación suizo, tiene que ir diciendo adiós a la comodidad de la que ha gozado con la exclusividad de las cápsulas Nespresso. La Oficina Europea de Patentes ha revocado recientemente la patente que protegía su sistema de cápsulas, dando alas a productos de la competencia como Marcilla.

Capsulas Marcilla Lor Expresso compatible nespresso

Es cierto que Nespresso creó una categoría propia (café en cápsulas) y una imagen única ligada al lujo y a la exclusividad. Y eso tiene especial mérito en un producto de consumo tradicionalmente accesible, pero la competencia ha espabilado y poco a poco ha ido obligando a la compañía a tomar medidas que le acerquen a más consumidores. Ya en el 2011 decidieron ampliar su distribución a los 20 Clubs de El Gourmet de El Corte Inglés, pero la última sentencia puede hacer que se replanteen ampliar aún más una red de puntos de venta que sigue siendo muy pequeña. Eso sí, a todas luces, si dan el paso deben hacerlo cuidando muchísimo el retail marketing así como la selección de los propios puntos e incluso plantearse la distribución y presencia en cafeterías especializadas.

nespresso_ecolaboration_by_foan-d343bhw

En cualquier caso la pérdida de la patente puede ser sólo una pequeña bofetada que ayude a espabilar a un producto líder pero que puede convertirse en un gigante con pies de barro si no sabe reaccionar a tiempo. La verdadera afinidad con el usuario no la da ninguna patente. Apple lo sabe, se gasta fortunas pleiteando contra Samsung (o contra quien toque) y, sólo se pueden ganar batallas, pero la guerra no depende eso. Una tregua (si la paz es inviable) sería lo más cabal, ya que son guerras que pueden dar mucho tiempo. Además, al final el usuario no acaba teniendo en un altar a una marca porque sea la única que tenga un atributo concreto. Los usuarios de iPhone no van a dejar de adorar su dispositivo porque otro tenga las mismas prestaciones. Y a los usuarios de Nespresso deberán darles buenos motivos para ser fieles por encima de porque no tengan otra opción.

C E vs CE: China entre líneas

La OCU lleva meses alertando sobre el asombroso parecido que hay entre el símbolo “C E” (Comunidad Europea) y el de “CE” (China Export). El primero compromete a los fabricantes a garantizar que sus productos son seguros y cumplen con las normativas de la unión Europea, sin embargo el segundo, en el que no se aprecia espacio entre la “C” y la “E”, representa “China Export”, es decir productos fabricados en China. La organización de consumidores pide que se difunda la noticia para evitar confusiones.

C-E-vs-CE

Los consumidores españoles mantienen una imagen muy deficiente de los productos chinos y no sorprenden noticias como la de que el 58% de los productos retirados en nuestro país eran de origen chino. Cuando hablamos de productos chinos, los colocamos automáticamente en las lejas mentales del bazar en el que apenas nos entendemos con el dependiente y donde nos podemos encontrar sorpresas tan roedoras como ésta selección de 10.

Sonia

Pero los tiempos están cambiando, los gigantes de sectores que gozan de las mejores reputaciones fabrican en China, destacando entre todos Apple, aunque las condiciones de vida de sus trabajadores salten de cuando en cuando al candelero. En cualquier caso, cada vez es más evidente que China no se resigna a ser el “solamente” el mayor fabricante del mundo, y eso lo demuestran datos como el de que en 2012 fue el tercer país del mundo en número de patentes registradas. China fabrica, a menudo imita (en el caso de los shanzhai lo hace innovando), pero también crea y patenta, cada vez más. Los nombres chinos suenan mucho menos extraños en el mundo de la cultura que hace una década, pero no hay ni punto de comparación con su progresión en el del deporte. Leyendo entre líneas, podemos esperar que con las marcas de moda pase lo mismo y no va a bastar con alertar de trucos en el interletraje para diferenciar las auténticas.