Querido estereotipo, te odio

Te necesito. Me sobras. Te amodio, como a Campofrío, que no hace tanto reflejó tan bien cómo los sentimientos contrapuestos nos hacen tan humanos. Me atraes y me repeles, como a todos los grandes anunciantes que también saben que sin ti no se podría comunicar un mensaje complejo en 20 segundos o en una valla que vemos de pasada desde el coche.

https://www.youtube.com/watch?v=6zJ5DSS1m_M

Skoda ha hecho un Esperanza Aguirre contra los estereotipos
Skoda ha hecho un Esperanza Aguirre contra los estereotipos

Para presentar a un personaje y que, de buenas a primeras, el público reconozca su rol (madre, doctor, enfermera, mecánico… todos ellos blancos y hererosexuales) nos haces falta como el aire, pero al mismo tiempo nos estás ahogando.
Pero si hemos sido dóciles contigo, convéncete, eso se va a acabar. Cada vez hay más anunciantes que hacen sus guiños contra ti. Por ejemplo, en Irlanda, Skoda, acaba de lanzar una campaña en la que atropella tus tópicos sobre mujeres al volante. Sus vecinos del Reino Unido han endurecido la regulación de los códigos publicitarios para luchar contra los estereotipos de género. Su Autoridad de los estándares de la publicidad proclama que resulta inaceptable, por ejemplo, que se transmita una imagen de la mujer como única responsable de la limpieza y cuidado del hogar.

Barbie y Lego quieren expiar sus pecados poniendo en órbita a muñecas sin límites laborales
Barbie y Lego quieren expiar sus pecados poniendo en órbita a muñecas sin límites laborales

Las cosas han cambiado mucho, hasta entre las muñecas de Lego o Barbie podemos encontrar astronautas o científicas. Está claro que estás perdiendo terreno. ¿Y no podríamos pasar de ti y dejarnos de personajes estereotipados? ¿Qué tal si en lugar del médico de toda la vida presentamos a una doctora oriental, junto a un enfermero obeso y que atienden a una fontanera árabe? Seguramente podríamos, aunque mucho me temo que perderíamos valiosos segundos para que nuestra población objetivo asimilara que estamos representando los mismos papeles pero con distintos actores, pero pensándolo bien, ¿perderíamos o ganaríamos?

El mundo publicitario está lleno de contradicciones. O no.
Nota: Este artículo ha sido publicado en el número de abril de 2018 de la Revista Üalà.

C E vs CE: China entre líneas

La OCU lleva meses alertando sobre el asombroso parecido que hay entre el símbolo “C E” (Comunidad Europea) y el de “CE” (China Export). El primero compromete a los fabricantes a garantizar que sus productos son seguros y cumplen con las normativas de la unión Europea, sin embargo el segundo, en el que no se aprecia espacio entre la “C” y la “E”, representa “China Export”, es decir productos fabricados en China. La organización de consumidores pide que se difunda la noticia para evitar confusiones.

C-E-vs-CE

Los consumidores españoles mantienen una imagen muy deficiente de los productos chinos y no sorprenden noticias como la de que el 58% de los productos retirados en nuestro país eran de origen chino. Cuando hablamos de productos chinos, los colocamos automáticamente en las lejas mentales del bazar en el que apenas nos entendemos con el dependiente y donde nos podemos encontrar sorpresas tan roedoras como ésta selección de 10.

Sonia

Pero los tiempos están cambiando, los gigantes de sectores que gozan de las mejores reputaciones fabrican en China, destacando entre todos Apple, aunque las condiciones de vida de sus trabajadores salten de cuando en cuando al candelero. En cualquier caso, cada vez es más evidente que China no se resigna a ser el “solamente” el mayor fabricante del mundo, y eso lo demuestran datos como el de que en 2012 fue el tercer país del mundo en número de patentes registradas. China fabrica, a menudo imita (en el caso de los shanzhai lo hace innovando), pero también crea y patenta, cada vez más. Los nombres chinos suenan mucho menos extraños en el mundo de la cultura que hace una década, pero no hay ni punto de comparación con su progresión en el del deporte. Leyendo entre líneas, podemos esperar que con las marcas de moda pase lo mismo y no va a bastar con alertar de trucos en el interletraje para diferenciar las auténticas.