Segunda aproximación a MTNG Experience

nuestras-marcas
Si anteriormente hablé de por qué había escogido MTNG Experience para hacer el seguimiento de marca con esta entrada me gustaría hacer una primera aproximación a algunos aspectos generales de la imagen corporativa de la compañía.

Captura de pantalla 2013-09-24 a la(s) 19.50.24

Su actividad principal se centra en el mundo de la moda, contando con distintas marcas dirigidas a públicos específicos. Tras la reciente creación de MTNG Experience (2010) existe una larga trayectoria que comenzó a principios de los 60 con la fabricación de zapatos vulcanizados. Ya en 1967, Pascual Ros Aguilar, fundador de lo que hoy es MTNG Experience comenzó a usar Mustang como su sello de identidad. Hoy es la marca principal de productos de la compañía y no hace falta una gran intuición para deducir la procedencia del acrónimo MTNG.

Durante décadas, Pascual Ros Aguilar, sostuvo el liderazgo de la compañía y ha sido una personalidad muy importante en la industria local y nacional, llegando a presidir en 1976 la Cámara de Comercio de Alicante y la Agrupación Española de Exportadores de Calzado. Desde el año 2007 opera una fundación con su nombre con el objetivo de continuar su labor social. Falleció en el 2009.

Captura de pantalla 2013-09-26 a la(s) 20.33.36

Su web no cuenta con un apartado que comprenda los clásicos atributos estratégicos de Misión / Visión / Valores. Sí que hay un espacio dedicado a Misión. En él se detalla la importancia del término experiencia para el grupo. Por un lado por el de la trayectoria de su equipo y por otro por el de las experiencias que viven sus públicos con sus marcas.

En sus objetivos destaca la vocación por anticiparse a las necesidades de los consumidores y, aunque no se comenta en el apartado de Misión, sino en el de Estructura Corporativa, también se refieren al de “buscar conseguir notoriedad y reconocimiento a nivel internacional de sus marcas“.

Captura de pantalla 2013-09-24 a la(s) 19.51.20

La imagen de sus marcas habla mucho por ellos, pero aún lo hace más la de sus instalaciones. Una moderna nave llena de espacios continuos y abiertos que, según afirman, “reúne las condiciones para que las ideas y las conversaciones fluyan sin interrupción“. Además, cuentan con espacios disponibles para otras empresas que quieran instalarse allí, lo que puede ser una buena señal de apertura de miras.

Sus instalaciones están pensadas para aprovechar al máximo la energía, construidas sin utilización de revestimientos (low-tech) minimizando el mantenimiento y optimizando el uso de la luz y la temperatura. Esto va ligado a algunos de los propósitos de la fundación y habla de los valores de la compañía, así como la propia galería de arte (MAG) con la que cuentan en su central y que persigue mejorar la integración de los valores artísticos en la vida cotidiana.

mag

C E vs CE: China entre líneas

La OCU lleva meses alertando sobre el asombroso parecido que hay entre el símbolo “C E” (Comunidad Europea) y el de “CE” (China Export). El primero compromete a los fabricantes a garantizar que sus productos son seguros y cumplen con las normativas de la unión Europea, sin embargo el segundo, en el que no se aprecia espacio entre la “C” y la “E”, representa “China Export”, es decir productos fabricados en China. La organización de consumidores pide que se difunda la noticia para evitar confusiones.

C-E-vs-CE

Los consumidores españoles mantienen una imagen muy deficiente de los productos chinos y no sorprenden noticias como la de que el 58% de los productos retirados en nuestro país eran de origen chino. Cuando hablamos de productos chinos, los colocamos automáticamente en las lejas mentales del bazar en el que apenas nos entendemos con el dependiente y donde nos podemos encontrar sorpresas tan roedoras como ésta selección de 10.

Sonia

Pero los tiempos están cambiando, los gigantes de sectores que gozan de las mejores reputaciones fabrican en China, destacando entre todos Apple, aunque las condiciones de vida de sus trabajadores salten de cuando en cuando al candelero. En cualquier caso, cada vez es más evidente que China no se resigna a ser el “solamente” el mayor fabricante del mundo, y eso lo demuestran datos como el de que en 2012 fue el tercer país del mundo en número de patentes registradas. China fabrica, a menudo imita (en el caso de los shanzhai lo hace innovando), pero también crea y patenta, cada vez más. Los nombres chinos suenan mucho menos extraños en el mundo de la cultura que hace una década, pero no hay ni punto de comparación con su progresión en el del deporte. Leyendo entre líneas, podemos esperar que con las marcas de moda pase lo mismo y no va a bastar con alertar de trucos en el interletraje para diferenciar las auténticas.