Ni tontos ni tan calvos

La publicidad se encarga tanto de los calvos orgullosos de serlo como de que no lo están. Repasamos aquí algunos anuncios de muestra.

Soy un chico paciente, espero, espero, espero. Y seguramente algún día seré calvo de tanto esperar que haya anuncios que dejen de tomarnos por tontos. La publicidad, como la retórica, tiene la capacidad de glorificar o demonizar lo que toque con igual pasión. Todo depende de quién enseñe la pasta. ¿Que tenemos un producto para calvos? Pues las calvas molan. ¿Que anunciamos una clínica de implantes capilares? Pues la calvicie es un infierno.

Es cierto que hay mucha más tradición de prometer remedios contra la alopecia. Los charlatanes vendedores de crecepelo se convirtieron en un icono más del lejano oeste anunciando sus pócimas desde carromatos. Por fortuna, ahora no es (o no debería ser) tan fácil vender falsos remedios milagrosos y darse a la fuga, aunque a diario veo que siguen haciéndolo.

Queda muy lejos la época en la que recomendaban el mismo producto para calvos y para los que quieren conservar su cabellera, con la paradójica prescripción de un personaje como Jesús Puente. Por cierto, este fue una imagen de marca mítica de Atún Calvo compartiendo planos con Juanjo Menendez o José Luis López Vázquez.

Sí, ya no nos pueden tomar por tontos como antes, aunque a veces lo intenten hasta anunciando energías milagrosas. En cualquier caso, la mayoría de soluciones para los calvos han mejorado mucho en fiabilidad e incluso en cuanto a la estética dejándonos imágenes tan cuidadas como las de las clínicas HIMG.

Pero si no te planteas repoblar tu desolado cráneo, no pasa nada, también hay anuncios (y productos) para ti. Nirvel Men afirma que ser calvo es tendencia de moda y quizá por eso la expresión de su modelo es de rabiosa… ¿actualidad? Bueno, dejémoslo en rabiosa a secas.

Nivel Men - Ser Calvo es tendencia de moda
Vía Publicidad de mierda

Y si tienes la mala fortuna de que tu pérdida capilar sea por cáncer, el sector no se ha olvidado de ti. La Fundación Ant te recuerda que los cambios que provoca en tu vida no afectan a su valor. Para ello, usa como portavoz a una que luce como nadie su calvicie con enigmática sonrisa. Y, ¿qué mejor que una sonrisa para afrontar lo que venga mientras toca esperar?

Fondazione ANT - El cáncer cambia tu vida pero no su valor
Vía Fondazione Ant

Nota: Si te suena la primera frase, enhorabuena, conoces un tema mítico de Fugazi. Uno de los himnos de mi adolescencia que han recuperado con gran tino los de La Vida Moderna. La segunda parafrasea un poco a La Polla Records, otro de mis mitos de esa época. Que no se diga que no llevo al frente mis referencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *