EPIDEMIA CREATIVA

Mascarillads
Me he enterado hace poco que la crisis del Covid-19 es un “rinoceronte gris”. No tenía ni idea de lo que era eso, pero gracias a Santiago Camacho he descubierto que es una amenaza muy probable a la que no se hace caso, a pesar de que se ve de lejos. Es fácil hablar de esto a posteriori como yo, o como tantos otros, pero los hay como Bill Gates que lo tenían bastante más claro, al menos desde el 2014.

.

contagiarte-contagiate
Lo que nadie veía venir era hasta qué punto podía calar esta pandemia en el mundo creativo. Al principio me alarmé con los síntomas de bares y discotecas que, a mediados de marzo, invitaban fiestas del coronavirus donde contagiarte o contagiar (tu alegría), a gusto del consumidor. Afortunadamente en paralelo, tanto marcas como instituciones y particulares comenzaron a comunicar con responsabilidad e ingenio y aquí empezó a llegar lo más interesante. En Italia, epicentro europeo de la catástrofe en la primera fase, se hizo una espectacular campaña de concienciación que mostraba a pacientes con respirador junto a preguntas como: “¿Qué tal las cañas?”o “¿te gustó Milán?”..

Las-Canyas-web

Por su parte aquí, tuiteros como @PinguMeh, no tardaron en adaptarla con piezas como la que acompaña a estas líneas. Aun así, lo peor estaba por llegar y no podíamos imaginar el número de muertes que nos esperaba y, a pesar de los intentos de la Funeraria Borrelli, los servicios de su sector han sido de los más demandados en marzo.
Funeraria-BorrelliPero ha habido mucho más, desde intervenciones callejeras como las de MascarillADS (que encabeza estas líneas) hasta cambios de logos oficialesoficiosos. Personalmente, prefiero los oficiosos, me ha sorprendido más gratamente la reacción de particulares y pequeñas iniciativas que la de los “grandes comunicadores”, aunque es solo una opinión.
logos-covid-oficiosos
Anexo (12-04-20): Fran Estevan nos descubrió una maravilla tras la publicación del post que no podía quedarse fuera. Con ustedes… ¡SUSANA DISTANCIA!
Nota: Publicado originalmente en Revista Üalà.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *