Burger King lía la de Dios

La última campaña de Buger King ofende a los cristianos.

Burger King ha lanzado esta Semana Santa una campaña en Sevilla que ha dado mucho de qué hablar en Twitter, la red social de las movidas por excelencia.

Todo ha sido por anunciar una hamburguesa vegetariana con los textos “Tomad y comed todos de él. Que no lleva carne.” y “Carne de mi carne” sustituyendo la palabra “carne” por “vegetal”.

El mensaje de la campaña parece ser claro: si eres católico también puedes comer aquí en Semana Santa. Pero la comunidad católica no lo ha interpretado así, es más, no le ha hecho nada de gracia. Han alegado que la campaña es irrespetuosa y proclamado un boicot con el hashtag #BoicotaBurgerKing.

Por otro lado, e incluso usando también el mismo hashtag, han salido los “infieles” a la defensa de dicha campaña. Hasta el famosísimo pianista James Rhodes ha querido responder de esta manera:

También ha habido muchos comentarios (no nos sorprende en absoluto) del tipo “con el Islam no os atrevéis”. El dibujante Mauro Entrialgo ha mostrado que en un su día también se atrevieron:

En general, los defensores han aprovechado la repercusión y abogan por la libertad de expresión, apoyan el humor y ofrecen su granito de arena para hacer esta polémica más divertida:

Entre todo este follón y risas la marca se ha convertido en trending topic, estando prácticamente en boca de todos (y en el estómago de muchos, eso también).

Y de repente, ocurre lo inesperado: tras horas y horas de tuits de ofendidos y de defensores, Burger King toma la decisión de pedir disculpas y retirar la campaña.

Sí, como lo leéis, Burger King prefiere ceder a la presión y censura antes que alegar que su campaña era inofensiva. Lo que sí es cierto es que la campaña ha sido retirada cuando ésta ya había finalizado.

¿Vosotros qué opináis?

Ni acento, ni sevillanas, ni bandera, ni ná…

‘Andaluces, de nuevo levantaos‘ es el nuevo spot de la Junta de Andalucía que ha revolucionado la comunidad tuitera. Y no, no es por el eslogan que podría hacer alusión a que los andaluces son unos gandules y siempre están “tiraos” (no nos olvidemos que hablamos de Twitter).

El vídeo es estilo corporativo, un tanto soso, donde se muestran paisajes y gente, música y voz neutra. Los usuarios se quejan por varios motivos, pero el más destacado ha sido, sin duda, la falta de acento andaluz en la locución del vídeo. Al momento, aparecen a borbotones críticas y chistes como este, de @CanelaenRama8, despertando la bendita y ya conocida imaginación de los usuarios entre los cabreos.

Hasta una cordobesa (@tiyalamar) hizo su propia versión del spot añadiéndole acento y flamenco, ganándose a los tuiteros/as y volviéndose viral en cuestión de minutos.

#Andalucía se vuelve TT y con todo el follón aparecen más críticas: esta vez por la ausencia de la bandera andaluza. Si nos fijamos, sí que aparece una bandera, pero es española y eso ha provocado aún más rechazo y varios encontronazos ideológicos que prefiero no mencionar.

Para darle más emoción al asunto, descubren que muchas de las imágenes utilizadas no pertenecen a Andalucía, ni a su gente.  En este hilo de Nacho Molina, parlamentario andaluz, vemos cómo pertenecen a diferentes bancos de imágenes. Parece que el estilo Ciudadanos es tendencia este 2021.

Ni acento, ni sevillanas, ni bandera, ni ná… Los andaluces no se sienten representados y se siguen mosqueando en la red.

A nosotros (bueno, en especial a mí) que nos encanta meter las patitas en todo el salseo tuitero, sólo nos ha llevado un segundo averiguar que todas las campañas realizadas por la Junta de Andalucía desde 2015 son exactamente del mismo estilo. Hasta ahora ninguna de ellas había causado tanto revuelo entre el público andaluz y no andaluz.

¿Y esto, por qué ha pasado? Puede que se deba al exitazo de la última campaña de Cruzcampo #ConMuchoAcento, que ha despertado de nuevo la pasión por Lola Flores y por lo andaluz, pero lo que creemos es que la Junta ha olvidado durante demasiado tiempo centrarse en su target, que son los andaluces. Debería escuchar estas valiosas y entretenidas opiniones y aprender a dirigirse a su público de forma más eficaz o, aunque sea, menos aburrida.

Nosotros, mientras, disfrutamos de la creatividad tuitera y nos quedamos con esta joyita: