El sexo vende

Nos ruborizamos, nos sube la tensión arterial, la temperatura y, por supuesto, nos acelera la respiración. Toda respuesta fisiológica es poca ante cualquier reclamo que excite algo más que nuestros sentidos. Cuando somos presos de la llamada carnal, cualquier otro aspecto pasa a un segundo plano. Pero tranquilos, no voy a transformar esta columna en una fiesta tuppersex. Hoy os hablaré de productos con namings fuera de contexto y campañas publicitarias que rozan lo porno… Sí, amigos, en pleno veranito toca hablar de #ehsubidasdetono.

Por los corrales roedores han pasado ya perlas como el vino “Follador”, las exquisitas “Pollas en vinagre (para el tito Bush)” o el aceite mexicano “Capullo”.

Etiqueta del Vino Follador
La familia Follador presume de su “prosecco”, de gran prestigio internacional. Captura de Esther MI

Pero el sexo femenino también ha tenido lo suyo, y nuestros cazadores han encontrado perlas como la Sangría puertorriqueña “Coño”, el dulce de leche argentino “La concha (como el de tu madre), o  los “Chochitos ricos”, con Denominación de Origen Cantabria.

Los Chochitos Ricos de Chubea
Nuestro querido Chubea es un ávido comedor de “Chochitos ricos”.

Pero mis favoritos, tanto por lo acertado de su naming como por su estilo desenfadado, son las conservas “Potorro”, que lo petan en Facebook con mensajes tan redondos como lo que siguen:

“El buen amigo es el que comparte contigo un manjar como es un Potorro con sabor… ¡a higo!”.

Potorro, conservas con mucho salero
Gráfica utilizada por Conservas Potorro en sus redes sociales

Con mucho menos sentido del humor han recibido los vecinos de Torre del Mar (Málaga) que les plantaran un higo delante de su puerta. Y es que, a pesar de haber sido retirada de las calles, la campaña de “Comeme to er higo” sigue luciendo provocación y mal gusto a partes iguales en Internet… y ahora también por el aire.

Comeme to er higo
Cortamos la imagen precisamente por el higo… Preferimos no avivar la polémica

Este teaser sigue dando mucho que hablar en los medios, pero ahí sigue su web activa con una cuenta atrás sin soltar prenda. Incluso han retrasado ya varias veces su fecha de publicación. ¿Demasiado ruido para tan pocas nueces? 

Nota: Este artículo ha sido publicado en el número de agosto de 2017 de la Revista Üalà.

Pezqueñines no, ¡gracias!

Dice Dave Grohl acerca de la letra de “Learn to fly” que representa la “búsqueda de aquellas señales de vida que te hagan sentir que estás vivo”. Lo cierto es, que cuando tu trabajo depende en gran parte de la creatividad, la “musa” es algo que puede arrastrarte hasta el abismo cuando no aparece, y encumbrarte a las más elevadas cotas de la iluminación cuando se presenta. Y queridos amigos roedores, es muy difícil no dejarse llevar por el impulso de algo tan poderoso como la inspiración.

Quizás por ello (o quizás por el hecho no tener que responder a las directrices de un briefing), cada vez son más las pruebas de creatividad que provienen de jóvenes talentos. Algunas tan originales como dignas de admirar.

Un buen ejemplo es la “copy shop” de Solomon Tsitsuashvili en Facebook (Solomon’s Copy Shop), un lugar donde este redactor georgiano da rienda suelta a su imaginación y amor por la publicidad impresa: el bueno de Salomon publica cada noche desde agosto del año pasado un nuevo anuncio gráfico. Y os puedo asegurar que ninguno defrauda.

365dayswithoutcopy - Durex #365dayswithoutcopy - Kinder

Otro gran ejemplo es el de “Break free”, un spot creado por Eugen Merher para Adidas, un estudiante alemán de cine cuya obra acaparó la atención de la red hace unas semanas. El resultado bien lo merecía… menos para la marca, de quienes Eugen todavía espera una respuesta.

Salvo honrosas excepciones, resulta bastante triste comprobar como los jóvenes talentos son menospreciados o absorbidos por una industria que adolece precisamente de ideas frescas.Como decía aquella famosa icónica campaña de nuestra infancia: “Pezqueñines no gracias, debes dejarlos crecer”.

Nota: Este artículo ha sido publicado en el número de abril de 2017 de la Revista Üalà.

Apología del murcianismo

Vivimos tiempos convulsos, en el que movimientos proteccionistas y referéndums pro-independencia acaparan portadas dentro y fuera de nuestras fronteras. Pero hay un sentimiento patriótico que, por campechano, fresco, y sobre todo, por estar alejado de cualquier ideología política, es el único que despierta alguna simpatía en mí: el murcianismo.

Lo cierto es que esta ideología no tiene nada que envidiar a otros sentimientos nacionalistas. Cuentan con su propio líder, Súper Perrete, que lo mismo está zurrándose la badana con otros héroes de Marvel en un comic, que te vende la última promoción de Pizzería Ralonni en Facebook. Y entre oferta y oferta, aprovecha para defender la idiosincrasia y cultura made in Murcia a través de los más variopintos memes, utilizando (¡cómo no!) el genuino dialecto murcianico.

Super Perrete vs Capitán América
Fuente: SúperPerrete

Y si del dialecto hablamos, no puedo olvidarme de dos productos singulares cuyo naming ya ha despertado pasiones en los corrillos roedores: Acho y Pijo. Ambos casos son pataticas fritas adezaradas con un poco de limón de la huerta, pimienta y sal del Mar Menor. Pero, ¡ojo!, no solo comparten propuesta de producto y un nombre basado en una interjección, sino que también su bolsa de color negro, su web y su claim (“Acho, ¡qué bueno!” y “Pijo, ¡qué rico!”) tienen ciertas similitudes.

Acho vs Pijo
Fuente: Cooking Ideas

Una auténtica pelea a pajera abierta digna de protagonizar un spot de publicidad comparativa como aquellos de “Minute Maid vs Don Simón”, quién, por cierto, también son de la región.

¿Coincidencia? Seguramente no, pero mientras sigan surgiendo este tipo de iniciativas, en eh!Ratas tendremos carnaza para rato.

 ¡Muncho Murcia, copón!

 

La redención más “cool” de los publicitarios.

Cada año, con la llegada del calorcito primaveral, el homo publicitariensis sale de su letargo invernal y deja atrás aquellos briefings más insulsos con los que se gana habitualmente el pan, dando rienda suelta a su creatividad en unas piezas tan afamadas como infames, denominadas “truchos”. Estas obras, dirigidas a ganar premios en festivales con clientes de un marcado carácter social como ONG’s o fundaciones, suponen la redención del profesional publicitario, una forma de limpiar su alma impía de todas aquellas campañas comerciales sin ningún fundamento que le atormentan cada noche desde su propio portfolio.

Puestos a elegir una causa, en el año del IV centenario de la muerte de Cervantes, el homo publicitariensis se ha fijado en una de las víctimas que más sufre con su actividad diaria: la lengua castellana. Si ya hace unos meses, la gente de Proximity España nos sorprendía lanzando una tienda de palabras olvidadas (no os perdáis el rap con el youtuber de turno, una pieza tan cañí como roedora); ahora nos llega un atrevido fake viral de las mentes pensantes de Grey Spain: las Sunset Style with Blind Effect, las únicas gafas de sol con las que no vas a ver nada. Un spot , una web y un direct marketing forman una campaña llena de anglicismos vacíos, muy habituales en el sector de la moda, para una promoción indirecta de una jornada sobre el mal uso del español en la publicidad organizado por la Real Academia de la Lengua.

Sunset Style with Blind effect
Sunset Style, las únicas gafas recomendadas por Stevie Wonder.

No deja de ser irónico que la institución que limpia, fija y da esplendor a la lengua castellana, responsabilice a todo el sector publicitario de la invasión de la lengua de Shakespeare, cuando en las últimas actualizaciones de su diccionario no han estado exentas de polémica. Curiosamente, han achacado estos cambios a una necesaria modernización del lenguaje, adaptándose a lo que se habla en la calle. ¿Y no es precisamente eso lo que hacemos los publicitarios? ¿Cómo diantres vamos a traducir un palabro que ni siquiera existe en España? ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra.

Nota: Este artículo ha sido publicado en el número de junio de 2016 de la Revista Üalà.

@franestevan

Memes por una buena causa

Agosto. 35º grados a la sombra y no se mueve ni una ligera brisa. ¿Hay mejor remedio para solventar el calor que un bañito? ¡¡CUUUUBOOOOOO VAAAAAAA!!!


Fuente: NBC.com

Futbolistas como CR7, Piqué o Iniesta, celebrities como Justin Bieber, Lady Gaga, Mark Zuckerberg, Bill Gates o incluso el mismísimo presidente Obama han sido nominados (perdón, en idioma online “mencionados”) para seguir el “Ice bucket challenge”, un reto en el que el nominado debe grabarse en vídeo volcándose por encima un cubo lleno de agua con hielo, nominar a 3 personas a hacer lo mismo en menos de 24 horas y publicarlo en sus redes sociales. Y todo ello por una buena causa: concienciar a la población sobre la ELA (Esclerósis Lateral Amiotrófica) y animar a recaudar fondos (10$ si lo haces y 100$ si no… aunque Charlie Seen lo llevó mucho más lejos) destinado a distintas fundaciones* que investigan diferentes tratamientos para esta enfermedad degenerativa que actualmente no tiene cura.

Como con cualquier moda nacida en la red de redes (perdón, en idioma online “meme”), su origen es algo difuso, pero lo cierto es que durante el verano la asociación americana ALSA (no confundir con la compañía de transportes española) ha recaudado más de 114 millones de dólares. Un final muy feliz debido a una insufrible manía del ser humano que ya me apuntaba mi señora madre: “si el hijo del vecino se tira por un puente, ¿te vas a tirar tú después?”.

Y sinceramente, después de ver mi muro (perdón, en idioma online timeline) inundado por el fucker de Julio Iglesias (¡¡hasta de forma ostentosamente roedora!!);  selfies de todos los colores, olores y sabores; #legadosdeTibus (de origen similar y final completamente lúdico y absurdo) y fotos nuestras de cuando íbamos a preescolar, me alegro de que por fin uno de estos memes haya servido para algo.

¡Qué cunda el ejemplo y demostremos que, como dice el claim de Aquarius: “El ser humano es extraordinario”!

Nota: Este artículo ha sido publicado en el número de agosto de 2014 de la edición digital de la Revista Üalà.

*En España, por si hay alguien interesado en participar y donar, con cubo de por medio o sin él, la asociación es AdELA

007, con licencias (publicitarias) para matar

Entre los distintos tweets que inundan mi timeline, me encontré con uno que llamó poderosamente mi atención:

“El FC Barcelona y Intel firman un innovador acuerdo de patrocinio”.

Pasando por alto la flagrante falta fonética de la lengua castellana (esa ‘y’ en lugar de ‘e’ para evitar la duplicidad del fonema /i/), se trata de una noticia que debería entusiasmarme: dos de tus lovemarks se unen en una bonita comunión cuyo principal activo, colaboraciones económicas aparte, es una curiosa acción de branding, aplicando de forma muy creativa la filosofía de marca que representa a una (Intel) en uno de los elementos más diferenciales que posee la otra (la camiseta), sin que por ello ninguna de las dos pierda ni un ápice de su personalidad. Vamos, un win-win que lo llamarían los gurús. Bravo.

Pero fíjate, esta noticia no me hace gracia. ¿Por qué será?

A mí este chiste ya me lo han contado antes

Situémonos: Julio de 2009. La pretemporada empezaba a dar sus primeros coletazos en el momento más dulce de la historia del barcelonismo: el Barça arrasaba en España y en Europa con total autoridad después de lograr el triplete (¡ja! si no lo digo, reviento :P)

Como es lógico, estos coletazos en su mayoría eran fotos de jugadores presumiendo de pareja en vacaciones, fichajes y rumores everywhere, las primeras campañas de captación de abonados y por supuesto, presentaciones de camisetas de cara a la siguiente campaña.

Si había una que destacaba, era la del Getafe C.F., y no por el diseño exterior… sino por el curioso patrocinio de Burger King, tanto por fuera como, por dentro.

Vamos, que Pedro León no será Maradona ni Zidane, pero por lo menos se podría sentir como un king después de meter un derechazo por la escuadra en el Coliseum.

 ¿Y por qué me molesta tanto esta chorrada? Porque además de ser un “plagio” bastante menos cachondo que el del equipo azulón, creo que el dpto. de Prensa azulgrana se ha permitido un par de licencias periodísticas para vender de forma más bonita si cabe esta colaboración.

 “Esta será la primera vez que un logo se coloca dentro de la camiseta de un club.”

¡Qué bonito es todo cuando se pinta tan bien! Menos mal que luego somos los publicitarios unos vendidos al capitalismo que cuentan las cosas de forma subjetiva. Ni es la primera vez que se coloca un logo en la parte interior de la camiseta de un club, ni es la primera vez que una marca deja un mensaje en el reverso de la elástica azulgrana. Es más, en can Barça lo saben bien:

En este caso SÍ QUE ME EMOCIONA. ¿Y a quién no? Tocar la fibra sensible del aficionado mediante mensajes cargados de significado en el reverso del escudo fue parte de una bonita (y desconocida) acción que Nike llevó a cabo en todas sus camisetas futboleras de la temporada 10/11. A mí personalmente me sorprendió mucho al descubrir un evocador “Believe” en el reverso de la camiseta del Manchester United. Toda una oda al teatro de los sueños,

 ¿Qué distingue a dos acciones tan similares en naturaleza?

Una es evidentemente comercial, no oculta los intereses que las 2 marcas tienen depositados; mientras que la otra es puramente emocional, pretende dotar de un significado especial a un producto (la camiseta de un equipo de fútbol) que de por sí ya tiene un valor simbólico enorme.

Vamos, que si esperan que en su próximo gol Neymar Jr. se levante la camiseta para que la gente piense que es un cyborg Intel se van a quedar a medias. Ya puestos podrían haber ido a por un acuerdo más potente a nivel de publicity, robándole a Qatar Airways el patrocinio principal. ¡Otro gallo cantaría!

Nota: Este artículo ha sido publicado en una versión ligeramente reducida en el número de Enero-Febrero 2014 de la Revista Üalà