ALARMANTE VENTA DE CUBITOS EN EL POLO

pablo-motosLos españoles somos contradictorios por naturaleza. Pablo Motos es (presunta y probablemente) el presentador más odiado del país y, al mismo tiempo el conductor del programa que más audiencias ha reventado durante 13 años seguidos. Poca broma. Es solo un ejemplo, pero puede servir para ver que lo siguiente no es un caso aislado. No es tan distinto de lo que nos pasa en cuestiones de seguridad ciudadana. Vivimos en uno de las países más seguros del mundo, muy por delante de otros europeos que también se encuentran en el oasis de la seguridad mundial que es nuestro continente. Y sin embargo, el sector de las alarmas no deja de crecer. En 2018 estuvo cerca de su máximo histórico (que fue 10 años antes) y en el 2019 moderó su crecimiento, pero manteniendo unas cifras que más quisiera nuestro PIB.
Espeluznante captura de la web de Securitas Direct

La imagen no es de la Maldición de Hillhouse, es de la web de Securitas Direct

Y no está mal que queramos protegernos, es algo primario, especialmente cuando vemos todos los robos y agresiones que llenan telediarios y redes sociales pero, no nos olvidemos, no estamos en peligro constante, ni de lejos. Claro que el miedo vende, tanto que es uno de los tabúes éticos en el mundo de la publicidad. Según el Código de Conducta Publicitaria de Autocontrol las “comunicaciones comerciales no ofrecerán argumentos que se aprovechen del miedo”. Sin embargo, con más o menos sutileza, las empresas de seguridad no se cortan. Como ejemplo de mayor sutileza propongo a Securitas Direct, en plan peli de intriga. En contraste, presento la de Veomet que está más entre “Solo en casa” y “Saw”.

Aunque coja raro el cuchillo, ese encapuchado da mucho repelús

Aunque coja raro el cuchillo, ese encapuchado da mucho repelús

Para esta última pidió la retirada la Unión de Consumidores (UCE) de Asturias y Autocontrol emitió una resolución contra la pieza, pero mucho me temo que solo consiguieran que la viera más gente. Solo queda esperar que, si logran que el miedo venza, que por lo menos no venda.

NOTA: Este artículo ha sido publicado en el número de marzo de 2020 de la Revista Üalà.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>