El sexo vende

Nos ruborizamos, nos sube la tensión arterial, la temperatura y, por supuesto, nos acelera la respiración. Toda respuesta fisiológica es poca ante cualquier reclamo que excite algo más que nuestros sentidos. Cuando somos presos de la llamada carnal, cualquier otro aspecto pasa a un segundo plano. Pero tranquilos, no voy a transformar esta columna en una fiesta tuppersex. Hoy os hablaré de productos con namings fuera de contexto y campañas publicitarias que rozan lo porno… Sí, amigos, en pleno veranito toca hablar de #ehsubidasdetono.

Por los corrales roedores han pasado ya perlas como el vino “Follador”, las exquisitas “Pollas en vinagre (para el tito Bush)” o el aceite mexicano “Capullo”.

Etiqueta del Vino Follador

La familia Follador presume de su “prosecco”, de gran prestigio internacional. Captura de Esther MI

Pero el sexo femenino también ha tenido lo suyo, y nuestros cazadores han encontrado perlas como la Sangría puertorriqueña “Coño”, el dulce de leche argentino “La concha (como el de tu madre), o  los “Chochitos ricos”, con Denominación de Origen Cantabria.

Los Chochitos Ricos de Chubea

Nuestro querido Chubea es un ávido comedor de “Chochitos ricos”.

Pero mis favoritos, tanto por lo acertado de su naming como por su estilo desenfadado, son las conservas “Potorro”, que lo petan en Facebook con mensajes tan redondos como lo que siguen:

“El buen amigo es el que comparte contigo un manjar como es un Potorro con sabor… ¡a higo!”.

Potorro, conservas con mucho salero

Gráfica utilizada por Conservas Potorro en sus redes sociales

Con mucho menos sentido del humor han recibido los vecinos de Torre del Mar (Málaga) que les plantaran un higo delante de su puerta. Y es que, a pesar de haber sido retirada de las calles, la campaña de “Comeme to er higo” sigue luciendo provocación y mal gusto a partes iguales en Internet… y ahora también por el aire.

Comeme to er higo

Cortamos la imagen precisamente por el higo… Preferimos no avivar la polémica

Este teaser sigue dando mucho que hablar en los medios, pero ahí sigue su web activa con una cuenta atrás sin soltar prenda. Incluso han retrasado ya varias veces su fecha de publicación. ¿Demasiado ruido para tan pocas nueces? 

Nota: Este artículo ha sido publicado en el número de agosto de 2017 de la Revista Üalà.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>