NESPARTANOS

No hace tanto que descubrí aquel maravilloso espacio. Al entar, uno se convertía en el centro de la fiesta. En un Gran Gatsby del siglo XXI. Gente elegante de modales exquisitos me recibía, ofreciéndome el pasaporte a un exótico universo sensaciones reservadas solo a unos pocos.

 Hoy, todo ha cambiado.

Frankie, fiel defensor de los consumibles compatibles.

Frankie, fiel defensor de los consumibles compatibles.

Cuando paso por aquella tienda Nespresso, ahora desértica, me pregunto: ¿Les sigue saliendo a cuenta el paripé? Lo que en su momento fue una jugada maestra (crear la capsulamanía y posicionarse como el líder premium del sector “Apple-Style”) ha acabado convirtiéndose en otra cosa: un porcentaje nada desdeñable de clientes eligió hace tiempo disponibilidad frente a exclusividad, y los bares de sus antaño inmaculadas máquinas Krups ya solo desvirgan cápsulas compatibles de plástico barato. Para muchísima gente, el aluminio multicolor es solo un recuerdo. Las tiendas propias languidecen.

Pero ahí siguen los chicos de Nespresso, confiando en el enésimo gag feat. George Clooney. Teniendo 75 empleados de punta en blanco por tienda. Recurriendo a palabras como Kazhar o Darkhan para vendernos granos y tuestes hasta ahora desconocidos por el paladar humano.

La mayor novedad de los últimos tiempos es el fichaje de Matt Damon, por aquello de que es uno de los Ocean’s Eleven y de que hace falta rejuvenecer el asunto, que Giorgio anda ya algo acartonado. No es suficiente.

Clooney: Nespresso hasta el Amanecer

Clooney: Nespresso hasta el Amanecer

Ya, es evidente que Nespresso no puede (ni debe) cambiar su posicionamiento de la noche a la mañana. Pero quizá vaya siendo hora de que modifiquen la forma de comunicarlo. Lo que hacen ahora tiene bastante de espartano: defienden su posición frente a un ejército apabullante. Pero algo me dice que como no se pongan las pilas pronto acabarán desayunando en el infierno…y las cápsulas serán de Marcilla.

Fdo: Nacho Macho.

Nota: Este artículo ha sido publicado en el número de noviembre de 2014 de la Revista Üalà.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>